NUEVA YORK (Reuters Health) – Un estudio llevado a cabo en Suecia demuestra que la realización de una histerectomía por otro motivo que no sea cáncer eleva en la mujer el riesgo de desarrollar un carcinoma de células renales.

Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_106866.html(*estas noticias no estarán disponibles después del 03/20/2011)

Por Lynne Peeples

La histerectomía es la cirugía que se efectúa para extirpar el útero de una mujer.

Los autores destacan que ese riesgo es muy bajo, pero que, aun así, podría prevenirse, apuntó el doctor Daniel Altman, del Instituto Karolinska de Estocolmo. “Estamos buscando la causa potencialmente prevenible”, añadió.

El equipo de Altman utilizó un método más riguroso que los de estudios previos. Siguió a más de 800.000 mujeres con y sin histerectomía durante 30 años para identificar a las que desarrollaban ese cáncer tan infrecuente.

Hubo unos 17 casos por año cada 100.000 mujeres sin útero y 13 casos en aquellas sin la cirugía, publica Archives of Internal Medicine.

Tras considerar las variables que podían generar confusión, incluido el año de realización de la histerectomía, el condado de residencia y la maternidad, las mujeres sin útero eran un 50 por ciento más propensas a desarrollar cánceres de las células renales.

Y a las participantes que se les había extirpado el útero antes de los 44 años (cada vez más casos, según los autores) tenían el doble de posibilidad de desarrollar cáncer renal que las que aún conservaban el útero. Los 10 primeros años a partir de la cirugía eran los más riesgosos.

Los mismos patrones se aplican para el riesgo de cáncer de vejiga.

El equipo no pudo explicar sus resultados. Altman opinó que enfermedades subyacentes, y no la histerectomía en sí, podría causar ese efecto. Pero el equipo no lo pudo probar.

“Sólo son hipótesis. Quizás, al extirpar el útero estemos alterando el soporte y el flujo sanguíneo desde el riñón hasta la vejiga. Pero no lo sabemos”, dijo el autor.

Altman insistió en que los resultados no sugieren que las histerectomías no deberían hacerse. “Los millones de cirugías realizadas en el mundo cada año muestran un riesgo adicional significativo, pero el riesgo individual es muy bajo”, resumió.

El científico señaló también que existen otras opciones terapéuticas para las enfermedades no oncológicas que llevan a muchas mujeres a decidirse por una histerectomía.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 2010

Reuters Health