NUEVA YORK (Reuters Health) – Las mujeres a las que se les extirpa el útero por causas distintas al cáncer tendrían riesgo de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular (ACV).

Por Lynne Peeples

Ese riesgo aumentaría aún más en las mujeres a las que también se les extirparon ambos ovarios.

Pero el equipo de Suecia no dice que la extracción del útero o de los ovarios cause enfermedad cardiovascular.

“La histerectomía es un procedimiento seguro. Pero algunas cirugías pueden estar asociadas con riesgos en el largo plazo. Esto es algo que siempre hay que considerar antes de tomar una decisión irreversible”, señaló el doctor Daniel Altman, del Instituto Karolinska.

A una de cada tres mujeres de Estados Unidos se le realizará una histerectomía (extirpación del útero) por causas que van desde fibroides o endometriosis hasta dolor pélvico crónico. Rara vez, el cáncer es la causa de la cirugía, aunque para prevenir el cáncer ovárico se suelen extirpar los ovarios.

El equipo de Altman estudió a más de 800.000 mujeres con y sin histerectomías durante tres décadas. En promedio, el seguimiento duró unos 10 años.

Tras considerar varios factores que explicarían las diferencias de riesgo, como el nivel económico o la edad al momento de la histerectomía, el equipo observó que las mujeres con la cirugía antes de los 50 años tenía casi un 20 por ciento más riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular que las que conservaban el útero y los ovarios.

En las mujeres con histerectomía y sin ambos ovarios, el riesgo cardiovascular fue de lo más variado: entre el mismo que las mujeres sin cirugías o más del doble que aquellas con histerectomía únicamente.

El momento de las dos cirugías fue importante, publica European Heart Journal. Por ejemplo, cuatro de 100 mujeres menores de 50 años a las que se les habían extirpado los ovarios antes o junto con la histerectomía desarrollaron enfermedad cardíaca, ACV, o infarto en 10 años.

Y dos de cada 100 mujeres con una histerectomía y una posterior extirpación de ovarios desarrollaron enfermedad cardiovascular, una tasa similar al grupo sin las cirugías.

Dado el tamaño del estudio, el equipo pudo descartar los efectos de las cirugías sobre los distintos tipos de enfermedad cardiovascular. “El riesgo estaba ahí, ya sea que estuviéramos analizando el ACV, el infarto o la insuficiencia cardíaca”, apuntó Altman.

El equipo no halló la misma asociación en las pacientes mayores de 50 años con histerectomía. Para el autor, esa diferencia se debería a los cambios hormonales posteriores a la extirpación de los órganos.

Estudios previos habían demostrado que la extracción del útero altera el flujo de sangre a los ovarios, que producen el estrógeno. Extirpar los ovarios activa la menopausia precoz, que está asociada con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

FUENTE: European Heart Journal, online 24 de diciembre del 2010

Reuters Health