Una investigación sugiere que los niveles de glucosa de las mujeres aumentaron con el uso de Depo-Provera, pero no fueron suficientes para causar preocupación

Dirección de esta página: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_107106.html(*estas noticias no estarán disponibles después del 03/28/2011)

Robert Preidt

Traducido del inglés: martes, 28 de diciembre, 2010

Temas relacionados en MedlinePlus

LUNES 27 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) — Los anticonceptivos inyectables y orales no afectan significativamente los niveles de insulina y de glucosa en ayunas, según una investigación reciente.

El estudio de tres años es el más grande en medir los niveles de glucosa y de insulina en ayunas entre las mujeres que usaban métodos anticonceptivos orales (desogestrel), inyectables (Depo-Provera) y no hormonales (ligadura bilateral de trompas, condón o abstinencia), según los investigadores de la Rama de medicina de la Universidad de Texas (UTMB) en Galveston.

Hallaron que las mujeres que usaban Depo-Provera experimentaban incrementos ligeros en los niveles de glucosa y de insulina. Los niveles de glucosa aumentaron continuamente durante los primeros treinta meses de usar Depo-Provera, y el mayor aumento ocurrió durante los primeros seis meses. Estos aumentos, sin embargo, no fueron suficientemente elevados para causar preocupación, según los investigadores.

El estudio aparece en la edición de enero de la revista Obstetrics and Gynecology.

“Los estudios anteriores tuvieron un alcance limitado y ofrecieron resultados contradictorios, lo que llevó a los médicos a cuestionar si los anticonceptivos hormonales podrían conducir a la diabetes”, aseguró en un comunicado de prensa de Health News de la UTMB la Dra. Abbey Berenson, autora líder, profesora del departamento de ginecoobstetricia y directora del Centro de Investigación Interdisciplinaria en Salud Femenina.

“Hacen falta más estudios para determinar cómo resultan afectadas las mujeres diabéticas por Depo-Provera y los anticonceptivos orales, aunque estos resultados son reconfortantes para las mujeres que no son diabéticas y ya reciben inyecciones o pastillas”, agregó.
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: University of Texas Medical Branch at Galveston, news release, Dec. 20, 2010

HealthDay