Es un estado transitorio de tristeza o melancolía y de cambios en el estado de ánimo que presentan el 70% de las madres los días siguientes al parto que suele remitir espontáneamente en 2-3 semanas.

La tristeza es un estado psicológico habitual, es una más de las emociones humanas que aparecen a lo largo de la vida en muchas situaciones como reacción ante determinadas circunstancias, por sí misma no es un indicador de trastorno mental, pero no se debe descuidar un “baby blues” con una intensidad o duración mayor de lo esperado.

Las manifestaciones del “baby Blues” son variables, entre los síntomas más frecuentes durante la primera semana del postparto, se encuentran:

  • Tristeza general y decaimiento.
  • Llanto espontáneo e inexplicable.
  • Nerviosismo o irritabilidad. Cambios de humor repentinos
  • Fatiga y cansancio.
  • Problemas para dormir.
  • Sentimientos de inseguridad y pensamientos ansiosos sobre el recién nacido.

Duración: Como máximo va a durar 2-3 semanas, aunque depende de factores como las características de la mujer, su entorno, los apoyos…

Inicio: 2-5 días después del parto.

Es una reacción emocional no sólo asociada a los cambios biológicos que se producen antes, durante y después del parto, si no también, a los cambios psicológicos y sociales.

El primer hijo, especialmente, supone un importante desgaste físico y psicológico para la madre por el esfuerzo adaptativo que tiene que realizar para asumir el nuevo rol de madre, el desarrollo de conductas maternas como la lactancia, la creación del vínculo con su hijo y para los cuidados y exigencias de el nuevo bebé.

Cómo experimentan el malestar anímico postparto y el estrés unas mujeres y otras depende de factores como su personalidad, el entorno, sus circunstancias personales, las expectativas que no se corresponden con la realidad, la experiencia de un parto traumático, los apoyos …

Lo cierto es que, aunque la llegada de un bebé suele relacionarse con la felicidad, es más frecuente de lo que se piensa que el embarazo y el nacimiento de un bebé provoquen sentimientos intensos, inesperados y contradictorios tanto de alegría como de tristeza que afectan a la madre, al recién nacido y al resto de la familia. Son muchas las mujeres que acaban de tener un hijo las que se sorprenden y se culpan cuando descubren que se sienten tristes, malhumoradas y desbordadas por la situación cuando se supone que deberían sentirse felices las 24 horas del día.

Tampoco ayuda un entorno que en primera línea sólo coloca la salud de bebé y de la mamá, resta importancia a este vaivén emocional e incluso interpreta estos sentimientos de tristeza, ansiedad o temor como una falta de fortaleza y determinación de la madre, cuestionando su capacidad y valía para la crianza del nuevo bebé.

La mujer que se encuentra en esta situación necesita empatía, apoyo y comprensión de la pareja y la familia que tienen que entender que es una etapa normal del posparto, que es un periodo ajetreado y cargado de emociones, que se necesita tiempo para adaptarse al cambio radical que ha dado su vida y para ajustarse a la vida del bebé y que los síntomas y la inestabilidad emocional, en la mayoría de los casos, van perdiendo intensidad progresivamente.

El “baby blues”, en principio, es un síndrome pasajero y común que suele desaparecer sin necesidad de tratamiento, pero cuando los síntomas no van disminuyendo en intensidad al pasar los días o se agravan, es aconsejable consultar y descartar la presencia de una depresión postparto que se caracteriza por unos síntomas más intensos, graves y duraderos que sí precisan un tratamiento adecuado con un especialista para que no se convierta en un padecimiento crónico.

 

Consulta en Clínica Buenavista con nuestros/ as especialistas

Oviedo: 985244263
León: 987220205
#clinicabuenavista
#Oviedo #Gijón #León
#clínica #ginecoestética
#ginecología #laserCO2
#urología #obstetricia #aborto
#embarazo #anticoncepción
#ecografía #cirugía #DIU
#cirugíaíntimafemenina #its
#analisisclínicos #psicología
#paternidad #derechossexuales

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 9 =