El Papanicolaou, también conocido como “pap” o citología vaginal, es una prueba sencilla de cribado que consiste en tomar una muestra de las células que recubren el cuello del útero para la detección precoz de lesiones precancerosas y prevenir el cáncer cervical o encontrarlo en etapas iniciales.

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino están asociados a los cambios celulares provocados por Virus del Papiloma Humano (VPH), que es una infección de transmisión sexual muy común entre las personas sexualmente activas  que en muchos casos es temporal y desaparece espontáneamente y en otros puede transformar células normales de esta zona en células anormales que podrían derivar en cáncer si no se tratan de forma adecuada.

Deben realizar esta prueba con regularidad:

  • Todas las mujeres comprendidas entre los 21 y los 65 años, especialmente, si tienen o han tenido relaciones sexuales.
  • La mujeres vacunadas frente a HPV también deben realizar esta prueba, puesto que la vacuna es eficaz pero no protege frente a todos los tipo de virus de papiloma humano (VPH).
  • Aunque no hayas tenido relaciones sexuales anteriores porque la pareja puede haber tenido y haber estado expuesto/a al VPH.
  • Mujeres lesbianas y bisexuales, porque el VPH se trasmite a través de los fluidos corporales que intervienen en las relaciones íntimas, en el sexo oral, al compartir juguetes sexuales…, por lo tanto, también puede trasmitirse en las relaciones lésbicas.

Puede no ser necesario realizar esta prueba de forma rutinaria:

  • A partir de los 65 años porque es muy poco probable que se desarrolle un cáncer si se ha seguido un adecuado programa de detección precoz y si las pruebas anteriores han sido normales.
  • Antes de los 21 años no suele ser necesario, excepto en determinados casos, porque el riesgo de cáncer de cuello uterino es muy bajo.
  • Mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales (ni con hombres ni con mujeres) y no han estado en contacto con el VPH .

Cuándo deben comenzar las mujeres a realizar la citología, con qué frecuencia y cuándo pueden dejar de hacerla va a depender de la edad, del historial clínico, de resultados de pruebas anteriores y otros factores a tener en cuenta.

Es importante recordar que los cambios  prematuros en las células del cérvix no siempre derivan en cáncer y como es imposible determinar si las mujeres que presentan estas células anómalas, van a desarrollar o no cáncer de cuello uterino, se recomienda ante una citología anormal o con resultados poco claros un seguimiento y un estudio ginecológico más completo: una prueba de VPH, repetir Papanicolaou en otro momento o una colposcopia y biopsia para confirmar o no que las alteraciones en el cuello uterino están relacionados con el VPH y de qué grado son (alto o bajo) para poder proceder en consecuencia.

La prueba del Papanicolaou detecta cambios celulares provocados por el VPH, no detecta la presencia del virus en sí, para esto se realiza la prueba del VPH.

En Clínica Buenavista, realizamos pruebas de Papanicolaou, pruebas de VPH, colposcopia con biopsias y la conización cervical para el diagnóstico definitivo de la lesión y para el tratamiento de las lesiones premalignas del cuello del útero.

La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino se pueden prevenir con exámenes periódicos de detección y el seguimiento adecuado.

Consulta en Clínica Buenavista con nuestros/ as especialistas

Oviedo: 985244263
León: 987220205
#clinicabuenavista
#Oviedo #Gijón #León
#clínica #ginecoestética
#ginecología #laserCO2
#urología #obstetricia #IVE
#embarazo #anticoncepción
#ecografía #cirugía #DIU
#cirugíaíntimafemenina #its
#analisisclínicos #psicología
#paternidad #derechossexuales

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − cuatro =