Cinco años después de que entrase en vigor la ley del aborto en España, esta norma fue reformada por el Partido Popular. La única modificación lograda en 2015 (que se mantiene a día de hoy) fue restringir el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo para las menores de 16 y 17 años, supeditándolo al consentimiento de los progenitores.

La Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo permite el aborto libre en las primeras 14 semanas, opción que se extendía también para las menores de 16 y 17 años, que podían interrumpir su embarazo sin necesidad de consentimiento por parte de los progenitores —aunque sí informándoles, excepto en casos en los que la menor estuviese en situación de desarraigo.

Ahora, cinco años después de la reforma y diez tras la entrada en vigor de la ley, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha anunciado la intención del Gobierno de derogar esta reforma. Fuentes de Igualdad consultadas por Newtral.es señalan que “sería volver a la ley de 2010, como pone en el acuerdo del Gobierno de coalición”. “Por tanto, se trataría de derogar la reforma del 2015”, descartando así, de momento, reformar la ley de 2010 para eliminar la obligatoriedad de que las menores informen a sus progenitores de su deseo de abortar.

Qué supuso la reforma de 2015

Estefanny Molina, abogada especializada en temas de género en la organización Women’s Link, explica a Newtral.es que esta ley, antes de la reforma, ya era un obstáculo para las menores: “El mero hecho de tener que informar a progenitores o tutores legales consideramos que dificulta el acceso de las jóvenes a un derecho, y que, por tanto, habría que eliminarlo de forma definitiva”.

Lo que la ley planteaba en 2010 —y a lo que el Gobierno volvería si finalmente deroga la reforma de 2015— era que las menores de edad de 16 y 17 años pudiesen abortar sin que fuese necesario un consentimiento por parte de los padres o tutores legales, aunque sí era obligatorio que estos fuesen informados.

Esta obligación de informar, como explica Francisca García, presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI), “implica que se haga delante de un médico”: “Es decir, se tiene que constatar que los padres están siendo informados. Si los padres se oponen, la menor puede decidir abortar igualmente, pero tienen que ser informados”, apunta en conversación con Newtral.es.

La ley contemplaba una excepción: la de menores con una situación familiar conflictiva o de desarraigo. “Son casos en los que, por ejemplo, las menores están tuteladas porque sus padres están en prisión, entornos en los que se produce violencia intrafamiliar… En esos casos, la menor estaría exenta de informar a sus progenitores, pero tienen que documentarlo con ayuda de una trabajadora social”, apunta la presidenta de ACAI.

“Puede ser complicado para las menores con conflictos familiares graves demostrar estas limitaciones, y más en un plazo tan corto como es el de las 14 semanas [plazo en el que se puede abortar de manera libre, sin atenerse a supuestos]”, apunta Estefanny Molina.

La diferencia con la reforma de 2015 es que en un caso la obligación es de informar (y se contemplan excepciones) y en el otro, la obligación es la de conseguir el consentimiento parental. Es decir, progenitores o tutores legales tendrían la última palabra en la decisión de la menor de interrumpir su embarazo.

Por otro lado, señala Molina, “la mayoría de menores tienen intención de informar a sus progenitores, pero esto no siempre es posible porque el aborto aún tiene un estigma social fuerte”: “No siempre hay esa confianza de poder informarles, no se puede supeditar el derecho a esta condición”.

Datos: menores que han abortado en los últimos años

Si acudimos a los datos que aporta el Ministerio de Sanidad en sus informes anuales (los últimos datos disponibles son de 2018), se observa que el número de interrupciones voluntarias del embarazo a menores de 16 y 17 ha ido descendiendo a lo largo de los años, independientemente de la legislación que hubiese en ese momento.

Atendiendo a los años más recientes, podríamos establecer tres periodos: de 2005 a 2010 (cuando todavía no existía la ley del aborto y, por tanto, solo se podía interrumpir un embarazo bajo tres supuestos y las menores necesitaban el consentimiento de los progenitores), de 2010 a 2015 (cuando ya estaba en vigor la nueva ley que permitía esta práctica de manera libre hasta la semana 14 y las menores solo tenían que informar a los progenitores) y de 2015 a la actualidad (cuando ya entra en vigor la reforma del Partido Popular y se modifica la ley para que las menores de 16 y 17 necesiten el consentimiento expreso de los progenitores para abortar).

Así, el número de abortos totales realizados en todo el territorio español a menores de 16 y 17 años ha pasado de los 4.158 en 2005 a los 2.797 en 2018 (último año con datos disponibles). El descenso se produce progresivamente desde 2007 (a excepción de dos ligeros ascensos en 2010 y 2011). Es decir, que no se puede atribuir mayor número de abortos en menores por la ley de 2010, más permisiva, ni tampoco una disminución a la reforma de 2015, más restrictiva.

Según Francisca García, de ACAI, “los cambios legislativos no siempre cambian las prácticas sociosanitarias”: “Las mujeres que quieran abortar, también las menores de edad, lo harán igualmente. La diferencia es si lo pueden hacer con más o menos obstáculos y, por tanto, con seguridad o sin seguridad sanitaria, es decir, en una clínica acreditada o de forma clandestina”.

En cuanto al descenso progresivo en el número de abortos, García señala que “se debe en gran medida a los avances en prevención de los embarazos no deseados y a una mayor educación sexual”, aunque apunta que “esta todavía debe mejorar”.

La abogada Estefanny Molina también coincide en este punto: “Uno de los obstáculos que observamos en Women’s Link es la falta de información de muchas jóvenes, ya que a menudo no saben a dónde tienen que acudir para informarse si quieren abortar, ni conocen los distintos métodos que hay”.

Fuente: Newtral

Consulta en Clínica Buenavista con nuestros/ as especialistas

Oviedo: 985244263
León: 987220205
#clinicabuenavista
#Oviedo #Gijón #León
#clínica #ginecoestética
#ginecología #laserCO2
#urología #obstetricia #IVE
#embarazo #anticoncepción
#ecografía #cirugía #DIU
#cirugíaíntimafemenina #its
#analisisclínicos #psicología
#paternidad #derechossexuales
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 7 =