Los tampones vaginales para la incontinencia de orina pueden ser útiles y están especialmente diseñados para mujeres que experimentan lo que se conoce como “incontinencia urinaria de esfuerzo”.

Muchas mujeres tienen escapes de orina involuntarios cuando practican deportes, tosen, saltan, ríen, levantan pesos… es decir, cuando ejercen presión sobre la vejiga y los músculos del suelo pélvico que sostienen el útero se han debilitado por la edad, los embarazos, los deportes de impacto, el sobrepeso, el estreñimiento crónico … y son incapaces de controlar la orina.

 Los tampones no son la solución a un problema, no corrigen la incontinencia, evitan que la orina salga al exterior presionando la uretra y dando una elevación a la vejiga, por lo tanto, es una medida transitoria para mejorar la calidad de vida de muchas mujeres y debería ir acompañada de ejercicios para  tonificar y ejercitar el suelo pélvico además de un tratamiento adecuado para recuperar el control de la vejiga.

Este tipo de tampones no absorben la orina, ni el flujo, su misión es otra: se introducen en la vagina para proporcionar soporte a los órganos pélvicos a través de la pared vaginal, así el tampón, al presionar la uretra amortigua el impacto del esfuerzo y evita el escape involuntario de orina en estas situaciones.

En líneas generales:

  • Existen varios tipos y tamaños: unos se colocan con aplicador y se abren como un paraguas en el interior de la vagina, otros son como el típico tampón cilíndrico higiénico y otra opción es un dispositivo de silicona de grado médico, no desechable ( 6 meses como máximo).
  • Pueden usarse diariamente entre 8 y 12 horas seguidas y son reutilizables durante una semana.
  • Se coloca de la misma manera que un tampón menstrual, pero debe empaparse en agua antes de introducirlo en la vagina para cambiar su consistencia y para que se adapten mejor a tu interior.
  • No interfiere durante la micción, permite orinar como siempre.
  • Se recomienda su uso con gel hidratante o lubricante de base acuosa.
  • No reutilizar sin lavar, ni más tiempo ni más veces de las prescritas.
  • NO usar: con la menstruación, ni con infección de orina, vejiga o vaginal,
  • Si se usa en la piscina se debe cambiar el tampón después de el baño.

Si tu rutina se encuentra alterada y tus actividades limitadas por las pérdidas de orina, es evidente que existe un problema de suelo pélvicoy ponerse en manos profesionales es el primer paso para que el problema mejore o desaparezca.

Consulta en Clínica Buenavista con nuestros/ as especialistas

Oviedo: 985244263
León: 987220205
#clinicabuenavista
#Oviedo #Gijón #León
#clínica #ginecoestética
#ginecología #laserCO2
#urología #obstetricia #IVE
#embarazo #anticoncepción
#ecografía #cirugía #DIU
#cirugíaíntimafemenina #its
#analisisclínicos #psicología
#paternidad #derechossexuales
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 11 =