Zaragoza, 24 mar (EFE).- La mitad de las adolescentes españolas embarazadas deciden abortar, por lo que es necesario trabajar para introducir la educación sexual como asignatura obligatoria en la escuela y ofrecer así a los jóvenes una información clara y contundente sobre estos riesgos.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación la ginecóloga Nuria Parera, vocal de la Sociedad Española de Contracepción, con motivo del X Congreso de la Sociedad Española de Contracepción, que hasta el viernes se celebra en Zaragoza bajo el lema “Anticoncepción y cambio social”.

La edad en que los jóvenes españoles comienzan a tener relaciones sexuales se sitúa en torno a los 17 años y, aunque hay una tendencia a adelantar ese momento, los adolescentes son más “tardíos” que en otros países, como en el norte de Europa y Estados Unidos, ha dicho la doctora Parera, quien ha recalcado que son “pocos” los menores que inician su vida sexual a los 14.

Por ello, hay que ofrecer a estos jóvenes toda la información posible al respecto, en un primer momento sobre los principales riesgos, como el embarazo no deseado o las enfermedades de transmisión sexual, pero también “hay que dar una visión más global” sobre la sexualidad, por ejemplo en los que respecta a sus derechos.

En estos momentos, los adolescentes acceden a mucha información y sus principales fuentes son la familia y la escuela, pero la educación sexual “desgraciadamente” no es una asignatura “obligatoria”, aunque debería serlo, porque “la salud sexual tiene que ser algo evolutivo a lo largo del tiempo, empezar en la infancia y seguir en la adolescencia”.

Los medios de comunicación e Internet son otra de las fuentes de información para los jóvenes sobre estas cuestiones, pero en opinión de la doctora Parera hay que enseñarles a valorar ese tipo de información, a diferenciar entre la buena y la mala, y sobre todo que sepan que “comenzar las relaciones muy pronto puede ser un factor de riesgo y también el tener múltiples parejas”.

Respecto al uso del preservativo, ha recalcado que España lleva “la delantera”, ya que el 80 por ciento de los jóvenes dicen que lo usan, aunque “sabemos que no lo usan siempre y no lo usan correctamente”, ha apuntado.

En el congreso que se ha inaugurado hoy, además de debatir sobre “Adolescencia y Anticoncepción” también se va a prestar atención a otras cuestiones relacionadas, por ejemplo, con la situación de la salud sexual y reproductiva en Iberoamérica o la nueva Ley de Salud Sexual y Reproductiva (Ley del Aborto), entre otras cuestiones.

Respecto a la nueva norma, Perera ha insistido en que la Sociedad Española de Contracepción siempre ha abogado por “la defensa de los derechos de las personas” y da la bienvenida a todo lo que facilite “un mejor acceso a la contracepción y un mejor acceso a la información”.