NUEVA YORK (Reuters Health) – Varios kits hogareños para anticipar el sexo del bebé, la fertilidad futura de la mujer o la viabilidad de los espermatozoides carecen de datos sólidos e independientes que confirmen su precisión, según reveló un análisis de los test.

Tres investigadores de Johns Hopkins Medical Institutions, en Baltimore, revisaron decenas de productos para varias aplicaciones, incluidos test de embarazo, pruebas genéticas y distintas mediciones para confirmar el período de ovulación.

“Muchos son buenos y tienen un fin útil”, dijo el doctor Paul Brezina, coautor del estudio. “Pero otros, no, y hasta se podría decir que están confundiendo a los pacientes”, agregó.

El equipo revisó una base de datos de revistas médicas, indagó en internet y conversó con los fabricantes para evaluar la calidad de las pruebas disponibles para cada producto. Los resultados aparecen en la revista Fertility and Sterility.

Los investigadores concluyeron que los test de embarazo de venta libre que miden una hormona en la orina femenina son unos de los productos más confiables. “Pasaron por el escrutinio de la investigación científica y contaron con controles de calidad para garantizar su precisión”, escribieron los autores.

Lo mismo se podría decir sobre los test de fertilidad que miden las concentraciones hormonales para confirmar si una mujer está ovulando, como ClearPlan Easy Ovulation Test Pack, First Response, Answer Quick y Simple One Step Ovulation.

Pero los resultados positivos del análisis terminan aquí.

Otros productos de venta libre para confirmar la ovulación, como los que analizan la saliva o las secreciones vaginales, no cuentan con estudios confiables e independientes sobre su precisión, por ejemplo.

Las mismas deficiencias aparecen en los productos para predecir el sexo del bebé, como Intelligender Prediction Test y Best Baby Gender Test.

“Miramos cuidadosamente, pero no pudimos encontrar datos”, dijo Brezina.

Rebecca Griffin, cofundadora de Intelligender, indicó a Reuters Health que grupos independientes de Australia y México probaron la precisión del producto, pero que los resultados aún no fueron publicados. Dijo que se publicarán en el sitio online de Intelligender.

Aun así, su empresa no comercializa el test a partir de su precisión. “Nadie debería comprar nuestro test para esperar un 100 por ciento de precisión”, dijo. El test está pensado como una forma divertida de “satisfacer la curiosidad” y no debería reemplazar la evaluación médica, añadió.

En algunos casos, la falta de precisión podría ser peligrosa, dijo la doctora Jackie Gutmann, experta en fertilidad de Reproductive Medicine Associates, Filadelfia, y que no participó de la revisión.

“La mayor preocupación es el resultado falso, porque (los usuarios) no buscan la atención adecuada lo suficientemente rápido”, explicó.

El equipo no pudo determinar el nivel umbral de hormonas que detectan estos productos y, por lo tanto, si su sensibilidad es la adecuada.

El costo también fue un factor analizado por los autores. Por ejemplo, los medidores electrónicos de temperatura para detectar la ovulación pueden costar cientos de dólares, pero las mujeres también pueden monitorear la ovulación con un calendario y un termómetro.

Una de cada seis parejas de Estados Unidos tiene problemas para concebir un bebé y la mitad de las veces es por motivos masculinos, según la Asociación Estadounidense de Urología.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 16 de febrero del 2011.

Reuters Health