Entradas

Por CRISTIAN VÁZQUEZ

Anticonceptivos hormonales y gestación no están reñidos, una vez que se dejan de consumir. En este artículo se concreta acerca de la píldora anticonceptiva, que, como aseguran los expertos, no dificulta el embarazo tras su abandono; una información que contradice algunas de las creencias frecuentes, que relacionan su uso con una reducción de la fertilidad, después de dejar de tomarla. También existen otras falsas creencias sobre este método, como que “engorda” o “es perjudicial”, y que explican el bajo consumo de la píldora en España: no llega al 17%, muy lejos del 40% de Francia o del 50% de Portugal.

La píldora anticonceptiva no dificulta el embarazo tras su abandono

¿Es más complicado quedarse embarazada para una mujer que haya tomado la píldora anticonceptiva? Entre las dudas que la píldora genera, una de las más importantes tiene que ver con sus consecuencias sobre la fertilidad de la mujer¿Disminuye? La respuesta es simple, afirman los expertos: no.

Entre las mujeres que consumieron la píldora existe la misma cantidad de embarazos al cabo de seis meses o un año

Cuando la mujer deja de tomar la píldora anticonceptiva, las posibilidades de embarazo no tardan en volver a su estado natural. “La fertilidad se restablece muy rápido y, al cabo de seis meses o un año, las mujeres que consumieron la píldora tienen la misma cantidad de embarazos que las que no la han utilizado nunca”, asegura Ezequiel Pérez Campos, miembro de la Fundación Española de Contracepción y jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital General de Requena, Valencia.

Anticonceptivos hormonales y gestación

El uso de la píldora como método anticonceptivo no hace el embarazo más complicado, tras su abandono. Lo mismo ocurre con la mayoría de los demás métodos hormonales de prevención del embarazo.

La excepción es la inyección de progestágeno, que se aplica de forma trimestral. En este caso, la función ovárica normal puede tardar algo más normalizarse, en torno a cerca de un año, aunque en ocasiones, se restablece antes.

Por lo demás, “las pautas que deben seguir las mujeres que hayan tomando la píldora para lograr el embarazo son las mismas que las indicadas para el resto”, explica Pérez Campos, quien además presidió la Sociedad Española de Contracepción. Esas líneas generales incluyen una consulta previa a la gestación para controlar su estado de salud general, una dieta saludable y “complementos de ácido fólico y yodo, que mejoran el resultado gestacional y evitan la aparición de algunos problemas en el feto”, añade.

Otras falsas creencias sobre la píldora anticonceptiva

Las creencias erróneas acerca de los efectos de la píldora no se limitan a la fertilidad y sus supuestos posibles problemas en embarazos posteriores. Según la encuesta del Equipo Daphne (grupo de expertos en ginecología) realizada en 2011, entre las razones más frecuentes que las mujeres esgrimen para no tomar la píldora, se encuentran el “temor a efectos secundarios” (26%), “tiene hormonas” (11%) y “engorda” (8%). Falsas creencias, según explican estos expertos: “Esto algo que no se puede asociar a las píldoras actuales”.

Las conclusiones del trabajo señalan, por el contrario, que la píldora es “uno de los métodos hormonales que más ha evolucionado y está entre los que más valoran las usuarias encuestadas”. Estos doctores atribuyen la vigencia de estas falsas creencias al alto porcentaje de mujeres que obtienen información a través del entorno social (más del 36%) y no por las vías sanitarias especializadas (solo el 46% lo hace de esta manera). Por eso enfatizan la necesidad de “incidir en la mejora de la información y la educación desde los tramos de edad más jóvenes”.

Bajo consumo de la píldora en España

Solo el 16% de las españolas en edad fértil utilizan la píldora como método anticonceptivo

En España, solo el 16,3% de las mujeres en edad fértil (entre 15 y 49 años) utilizan la píldora como método anticonceptivo. A ese resultado llegó la última encuesta -realizada en 2011- por el llamado Equipo Daphne, un grupo de expertos en ginecología. Ese porcentaje significa que unas 1.892.000 mujeres, (del total de 11.605.731 en esa franja de edad) tomaban este anticonceptivo en el momento de la investigación. Esa cifra es muy baja en comparación con otros países de la región, como Francia, donde el número de mujeres que toman la píldora es superior al 40%, o Portugal, donde supera el 50%.

Algunos motivos del bajo consumo en España están relacionados, afirman estos expertos, con los patrones culturales: la píldora se comenzó a comercializar de forma legal en nuestro país en 1978, más de quince años después de gran parte de los países europeos.

El método anticonceptivo más utilizado en España sigue siendo el condón, empleado por el 35,6% de las mujeres. De todos modos, la encuesta también concluye que “se mantiene una alta exposición al riesgo” de embarazos no deseados, dado que una de cada cuatro mujeres no usa ningún método anticonceptivo. Esta cifra ha experimentado un cambio notorio desde la primera edición de la encuesta, en 1997, cuando más de la mitad de las mujeres decía emplear algún procedimiento para prevenir el embarazo.

 

El dispositivo se probará en 1.650 mujeres de ocho lugares de África

La falta de recursos amenaza la investigación

Madrid

Anillo vaginal con antiviral para frenar el VIH. / IPM

El primer anillo vaginal con capacidad para frenar la infección por VIH ha llegado a su última fase de ensayos. Auspiciado por IPM (siglas en inglés de Grupo Internacional para los Microbicidas), traslada el modelo de los anillos anticonceptivos, con la diferencia de que en vez de liberar hormonas, secreta un antiviral, que se espera que proteja a las mujeres durante sus relaciones sexuales.

El dispositivo se va a ensayar en seis lugares de Sudáfrica, y otros dos en Ruanda y Malaui. Se probará en 1.650 mujeres que no estén infectadas por el VIH de edades entre 18 y 45 años. El trabajo está previsto que dure dos años. Al final, se comparará qué proporción de mujeres de cada grupo (las que han usado el anillo con antiviral y las que han usado otro sin fármaco) se han infectado. Se considerará un éxito la proporción de casos es un 50% menor entre quienes probaron el anillo.

La idea de desarrollar métodos que protejan del VIH a las mujeres durante las relaciones sexuales es una vieja aspiración de los epidemiólogos. El objetivo es darles una herramienta que dependa solo de ellas, ya que uno de los problemas de otros métodos, como el preservativo masculino, es que tienen que negociar su uso con sus parejas. Además, la duración de las propiedades del anillo es de unas cuatro semanas, por lo que es más fácil de usar y se puede llevar siempre puesto.

El proyecto tiene dos riesgos: el primero y más evidente, que no funcione. El segundo es que la falta de fondos impida completarlo. No es demasiado caro (la organización calcula que le bastarían unos siete millones de dólares, 4,4 millones de euros). Entre los donantes de IPM figuran las fundaciones de Bill y Melinda Gates y la Rockefeller, pero también las agencias de cooperación internacional de Alemania, Dinamarca, Reino Unido, Bélgica, Noruega, Irlanda, Canadá y Suecia. Y está también la de España, aunque la organización teme que con los recortes la aportación desaparezca.