ECOGRAFIA OBSTÉTRICA

Se realiza para el seguimiento del embarazo y para valorar la situación del embrión o el feto

Cuando la ecografía se realiza desplazando la sonda ecográfica por la pared abdominal hablamos de ecografía ginecológica u obstétrica vía abdominal, si la ecografía se realiza introduciendo la sonda del ecógrafo a través de la vagina hablamos de ecografía ginecológica u obstétrica vía transvaginal.

La ecografía obstétrica está recomendada para realizar la valoración continua del embarazo: desde su inicio, a lo largo de todo el desarrollo y hasta su finalización. El embarazo no es una enfermedad, pero precisa revisiones médicas periódicas para controlar el correcto desarrollo del feto y descartar problemas de salud en la gestante.

¿Cuántas ecografías son necesarias?

El número de ecografías dependerá de cada caso en particular o de si existe algún factor de riesgo en el embarazo. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), recomienda realizar al menos tres exploraciones ecográficas, una por cada trimestre en una gestación de curso normal. En el caso de gestaciones de alto riesgo, embarazos gemelares y otras circunstancias personales de la paciente, el número de ecografías necesarias para controlar la evolución del embarazo puede verse incrementado.

La duración es variable y depende de varios factores, de la posición y actitud fetal, de la situación de la placenta, de la calidad de los tejidos maternos, de la obesidad…

¿Qué riesgos tiene para la madre o el feto?

Ninguno. La ecografía carece de riesgos porque no se emiten radiaciones(como ocurre en la radiografía) sino que utiliza ondas de ultrasonidos inofensivas para la paciente y para el feto; pero se recomienda no abusar de su uso y realizar solamente las que el médico considere necesarias.

¿Cuándo está indicado hacer las ecografías?

En general, el control ecográfico de un embarazo de evolución normal implica: 

Ecografía de datación: entre las semanas 6-11

Se realiza en las primeras semanas de gestación, para confirmar el embarazo, determinar las semanas y número de fetos. Puede ser vía vaginal o por vía abdominal.

-Ecografía de primer trimestre tardío: entre las semanas 11-14

Esta ecografía se realiza entre las 11 y 14 semanas del embarazo. Puede utilizarse la vía transvaginal, abdominal o ambas, para conseguir la visión óptima del feto.

Esta ecografía permite:

  • Determinar con precisión la fecha de gestación.
  • Confirmar la viabilidad fetal.
  • Realizar estudio precoz de la anatomía fetal para diagnosticar alteraciones del sistema músculo-esquelético, malformaciones graves en las extremidades, defectos de la pared abdominal, etc.
  • Nos permite sospechar con una gran sensibilidad de la existencia de defectos del tubo neural (aneuploidías). Esta ecografía forma parte del test combinado o cribado del primer trimestre
  • Evaluar los marcadores ecográficos de cromosopatías, traslucencia nucal, hueso nasal, etc.

-Ecografía del segundo trimestre: entre las semanas 14 – 18

Se recomienda cuando hay un sospecha o una duda sobre malformación en la ecografía del primer trimestre, como por ejemplo un marcador nucal patológico. También en caso de querer determinar el sexo fetal temprano.

-Ecografía morfológica de segundo trimestre: entre las semanas 18 – 22

 Suele ser la exploración ecográfica más larga de todo el control del embarazo. Se realiza por vía abdominal y sirve para evaluar el crecimiento fetal y realizar un estudio morfológico del feto para descartar defectos congénitos.

Con esta ecografía evaluamos:

  • Estudio de la anatomía fetal, mediante la valoración de todos los órganos del feto y de diferentes parámetros, como circunferencia abdominal, longitud del fémur y diferentes medidas de la cabeza con el fin de intentar descartar la presencia de anomalías estructurales.
  • Los marcadores de cromosomopatías del segundo trimestre, como la arteria umbilical única…
  • La localización de la placenta, la cantidad de líquido amniótico y determinaremos el sexo fetal.
  • El diagnóstico de anomalías fetales severas, tanto las incompatibles con la vida como las asociadas a problemas posteriores al nacimiento, y así, dar la opción a la gestante de escoger entre las opciones más adecuadas que se puedan plantear(interrupción del embarazo, tratamientos intrauterinos…)

-Ecografía de tercer trimestre: entre las semanas 32 – 35

 Esta ecografía se realiza por vía abdominal.

Con esta ecografía se consigue: 

  • Valorar el crecimiento, el peso estimado y el bienestar fetal.
  • También se evalúa la cantidad de líquido amniótico y la localización de la placenta.
  • Descartar patologías evolutivas y/o de aparición tardía.

También es conveniente realizar una exploración ecográfica alrededor de la semana 39-40, a fin de evaluar la correcta posición del feto, su tamaño y el bienestar fetal intrauterino.

ENVÍANOS TU CONSULTA

¿Necesitas más información?
Nosotros aclararemos todas tus dudas