Como algunos sabéis, estos días tiene lugar la ESHRE en Barcelona. Se trata del Congreso Europeo más importante sobre Reproducción Asistida y Embriología. Allí, varios de nuestros especialistas acuden para compartir conocimiento y aprendizaje con otros colegas de profesión.

Uno de los temas que exponemos este año como póster versa acerca de la infertilidad masculina. ¿Sabíais que ésta supone el 40% de las causas de infertilidad?

Lamentablemente, la infertilidad masculina ha sido poco considerada recientemente, ya que se cree, erróneamente, que la esterilidad femenina es predominante. En IVI llevamos mucho tiempo estudiando la vertiente masculina de la infertilidad, como bien muestran las cuatro investigaciones que se presentan en este prestigioso congreso, dos de los cuales trataremos a continuación.

La azoospermia, que se refiere a la ausencia de espermatozoides en las muestras de semen, precisa de una biopsia testicular para saber si el testículo genera espermatozoides. Sería un gran progreso descubrir un método alternativo no invasivo, como un algoritmo, que permitiera averiguar si hay espermatozoides en el testículo evitando esta intervención. La Dra. Marga Esbert, de IVI Barcelona, ha basado su estudio en la determinación de la capacidad predictiva de ciertos factores, para indicar la existencia o no de espermatozoides en el testículo. En él se recogieron datos de todos los pacientes azoospérmicos de IVI Barcelona sometidos a biopsias testiculares entre 2004 y 2017. De la muestra total se analizaron diferentes parámetros: la edad, duración de la esterilidad, nivel de FSH, índice de masa corporal, tamaño de los testículos y tipo de patología, y su asociación con el éxito en la biopsia.

En palabras de la Dra. Esbert, “en pacientes con azoospermia obstructiva somos capaces de recuperar espermatozoides hasta en el 100% de los casos, sin embargo, en varones con azoospermia secretora el porcentaje baja al 29%, que serían los más beneficiados si consiguiéramos un diagnóstico utilizando un método no-invasivo. Se están buscando diferentes tipos de marcadores, pero, de momento, no existe consenso a nivel científico. Por nuestra parte, en este estudio descubrimos que en función del volumen testicular podemos estimar de forma bastante fiable la presencia de espermatozoides en el testículo. Estamos trabajando para conseguir otros tipos de marcadores, y la próxima fase de nuestra investigación estará enfocada en localizar proteínas y micro RNA de las muestras de pacientes azoospermicos para permitan prever si el testículo es funcional”.

Por otro lado, la doctora Rocío Rivera, de IVI Valencia, aborda las diferencias en el perfil proteico de las muestras de diferentes pacientes, comparando entre aquellos en los que, gracias a la fecundación mediante ICSI, se logró obtener un embarazo con los que fallaron, de modo que tras analizar las proteínas que componen los espermatozoides, se pudiera identificar cuáles se relacionan con el éxito o fracaso reproductivo. Para estandarizar al máximo el factor femenino, y que el resultado de la gestación dependiera, en mayor medida, del factor masculino, se optó en todos los pacientes por tratamientos con donación de ovocitos.

“Con este estudio hemos conocido y descrito el perfil proteico de las muestras, tanto las que embarazaron como las que no. Hemos comprobado que existen diferencias en cuanto a las proteínas, y que estas pueden servir como marcadores que nos permitirán separar los espermatozoides susceptibles de embarazar de los que no. Yendo más allá, mediante la técnica MACS, se podría pensar en enriquecer una muestra con espermatozoides que contengan las proteínas más óptimas para ser utilizadas en un tratamiento de reproducción. No obstante, esto no deja de ser una hipótesis para seguir investigando en el futuro”, afirma la Dra. Rivera.

¿Sabes lo que es la Azoospermia obstructiva?

Consiste en la ausencia de espermatozoides en el semen eyaculado, y la obstructiva es la menos grave. Se trata de un defecto en los túbulos seminíferos o conducto deferente que impide la salida de espermatozoides en el eyaculado, pero sí hay producción espermática en el testículo.

¿Y la azoospermia secretora?

Esta es la más grave, ya que implica un defecto en la espermatogénesis (proceso de formación de las células sexuales masculinas) que provoca que no se generen espermatozoides.

La técnica MACS

El MACS es una técnica que permite seleccionar los espermatozoides con las mejores características para ser utilizados en los tratamientos de Reproducción Asistida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − nueve =