NUEVA YORK (Reuters Health) – En las mujeres posmenopáusicas, los quistes ováricos incidentales no aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, mama o endometrio, según revela un estudio realizado en el Reino Unido.
Pero se necesita un seguimiento prolongado “para confirmarlo”, aclaran los autores en BJOG.
En tanto, está cada vez más cuestionada la noción de que el cáncer ovárico surge de una transformación maligna de ciertos quistes, según señala el equipo del doctor Usha Menon, del Instituto EGA para la Salud Femenina, del University College de Londres.
El nuevo estudio surge del ensayo UK Collaborative Trial of Ovarian Cancer Screening con más de 200.000 participantes posmenopáusicas. A la mitad se les están realizando exámenes períodos por ultrasonido.
En el primer año, la pesquisa identificó quistes de inclusión en 1.234 mujeres y tejido ovárico normal en 22.914 participantes.
En seis años, cuatro mujeres con quistes y 32 con tejido ovárico normal desarrollaron cáncer de ovario. El riesgo relativo de desarrollar la enfermedad en el grupo con quistes no fue estadísticamente significativo.
Y los valores de riesgo relativo de desarrollar cáncer ovárico epitelial invasivo, cáncer endometrial y cáncer de pecho tampoco fueron significativos.
Asimismo, la incidencia de esos cánceres en las mujeres con quistes de inclusión fue similar a las tasas del Reino Unido ajustadas por edad esperadas, según afirma el equipo.
“Nuestros datos demuestran que los quistes de inclusión detectados con ultrasonido en las mujeres posmenopáusicas no estarían asociados con un aumento de la incidencia de los cánceres ováricos invasivos primarios o dependientes de las hormonas, como el de mama y de endometrio”, concluyen los autores.
FUENTE: BJOG, online 15 de julio del 2011
Reuters Health